dissabte, 21 setembre de 2013

classificacion por importancia


classificacion por importancia

Los dinosaurios son un superorden de vertebradossaurópsidos que dominaron los ecosistemas terrestres del Mesozoico durante unos 160 millones de años, alcanzando una gran diversidad y, algunos, tamaños gigantescos. Una de las principales características de los dinosaurios es la propiedad de tener laspatas situadas en posición vertical por debajo del cuerpo, como los mamíferos, y no hacia los costados, como la mayor parte de los reptiles. Los dinosaurios eran reptiles originariamente bípedos, aunque el cuadrupedismo resurgió en varios grupos distintos. Durante los últimos años se han acumulado pruebas científicas muy contundentes de que pequeños dinosaurios carnívoros dieron origen a las aves durante el periodo Jurásico. De ahí que, actualmente, las aves estén clasificadas dentro del taxón Dinosauria. Se confunde frecuentemente a los dinosaurios con otros tipos de reptiles antiguos, como los alados pterosaurios, los terápsidospelicosaurios y los acuáticos ictiosauriosplesiosaurios y mosasaurios, aunque ninguno de estos era realmente un dinosaurio.

dissabte, 7 setembre de 2013

resumen breve de lo que es un dinosaurio









Los dinosaurios fueron un grupo de reptiles que habitaron la Tierra en la era mesozoica , desde el período triásico superior hasta fines del cretácico (245 a 65 millones de años atrás). Su desaparición marca el límite entre la era mesozoica y la cenozoica, y el comienzo de la denominada edad de los mamíferos. El término dinosaurio proviene del griego (significa "lagarto terrible") y se refiere a ejemplares de lo más diversos: grandes, como el brontosaurio, que pesaba cerca de 75 toneladas, y muy pequeños, como el saltopus, de tan sólo 50 cm de largo.
Los primeros homínidos , por su parte, aparecieron en la Tierra hace relativamente poco, alrededor de 2 millones de años atrás, muchísimo después de que el último de estos grandes reptiles pereciera. Las imágenes de los primeros hombres junto a los dinosaurios no son más que un producto de la fantasía.

¡ATENCIÓN!!!!

Hola a todos amantes de los dinosaurios queria deciros que si teneis alguna duda o cuestion sobre estas criaturas nunca es tarde para preguntar.Asi que si quereis poneros en contacto conmigo aqui me teneis trullysa@hotmail.com 


a y  PONER COMENTARIOS I SUSCRIBIROS AL BLOG , GRACIAS POR VUESTRA ATENCION.




dimarts, 30 abril de 2013


TOP 7 DINOSAURIOS MAS 

GRANDES




Puesto 1: Amphicoelias Fragilimus 

 

Como es de esperarse, los saurópodos estarían incluídos en este top, y no es de extrañarse, debido a que su estructura anatómica los hace las especies de dinosaurios más grandes. Este dinosaurio media entre 40 y 60 mts de largo y un peso de entre 130 y 140 toneladas. Posiblemente el ser más grande que haya existido sobre la superficie terrestre... hasta que se descubra uno más grande. 

 

Puesto 2: Sauroposeidón 

 

Medía alrededor de 16 - 17 mts de altura, haciéndolo el más alto jamás descubierto, más de 34 metros de largo y podía pesar alrededor de 50 - 60 toneladas. Su nombre viene de ''Poseidon'', que es el dios griego de los océanos y los terremotos (se asocia con los terremotos, debido a que por su gran tamaño, hacía temblar los suelos con cada paso que daba). Afortunadamente, ya no hay dinosaurios en la actualidad



Puesto 3: Futalongkosaurus 

 

Este dinosaurio del período Cretácico lograba medir unos 15 metros de altura, 32 - 36 metros de largo, y pesa alrededor de 80 toneladas. Es el dinosaurio gigante del que se tiene el esqueleto más completo hasta ahora (un poco más de 2/3 partes del total). Simplemente formidable  



Puesto 4: Argentinosaurus 



Alcanzaron entre los 35 y 45 metros de longitud. El peso era alrededor de 80 a 100 toneladas, pero su altura era menor a dinosaurios como el Futalongkosaurus o el Sauroposeidón (lo siento, para mí la altura es más influyente que el largo o el peso). Su nombre, literalmente, significa ''lagarto de Argentina'', y es el más pesado de los dinosaurios en Sudamérica.
 



Puesto 5: Supersaurus 



Medía unos 34 metros de largo, alrededor de 15 de alto, y tenía un peso de 40 toneladas. Como su nombre lo dice, es un dinosaurio ''super'' largo xD, llegaría a ser uno de los más largos que jamás hayan existido. Vivió hace más de 150 millones de años en Norteamérica. 

 

. Puesto 6: Diplodocus 



Vivió en el período Jurásico. Alcanzó unos 35 metros de largo, 6 metros de alto y poseían un peso de 15 toneladas aproximadamente. Es un dinosaurio muy popular, y su nombre ''Diplodocus'' significa ''doble viga'', debido a que poseía huesos dobles a lo largo de su cola. 



Puesto 7: Brachiosaurus 



Es uno de los dinosaurios más populares del mundo. Su estructura corporal es muy parecida a la de una jirafa. Pesaba desde 35 a 60 toneladas, medía unos 25 metros de largo y 13 de alto. Las patas delanteras de los Braquiosaurios eran más largas que las traseras, lo que lo hace fácil de distinguir entre los demás saurópodos. 



Bueno, eso es todo. No puse a dinosaurios como por ejemplo, el Bruhathkayosaurus (que se podría decir que era más grande que algunos de la lista) porque no se tienen pruebas suficientes para afirmarlo. Adiós, y recuerden: comentar es agradecer

Un grupo de investigadores norteamericanos, británicos y holandeses acaba de publicar en Science un estudio que demuestra, de forma definitiva, que la desaparición de los dinosaurios coincidió casi exactamente en el tiempo con el impacto de un gran meteorito contra la Tierra. Los nuevos datos ponen fin a una discusión científica que dura ya más de tres décadas.
El enigma de la desaparición de los dinosaurios se parece, a menudo, a una novela policiaca. ¿Quién fue el culpable? ¿Quizá un cometa o un asteroide? ¿O fueron más bien una serie de monstruosas erupciones volcánicas o, incluso, un repentino cambio climático? A pesar de que muchas pruebas incriminan al "visitante espacial", otros estudios no menos sesudos dudan de que las fechas del impacto coincidan con las de la extinción. Y la discusión, después de más de tres décadas, sigue sin que ninguna teoría se imponga definitiva y claramente sobre las demás.
Ahora, y en un intento de zanjar la cuestión de una vez por todas, un equipo de investigadores del Centro Geocronológico de Berkeley (BGC), en la Universidad de California, junto a otros científicos de Holanda y Reino Unido, ha conseguido determinar con una exactitud sin precedentes tanto la fecha del impacto como la de la desaparición de los dinosaurios. Y el resultado es que ambas cosas sucedieron hace exactamente 66 millones de años. Y, además, prácticamente al mismo tiempo.
Las fechas de ambos acontecimientos, en efecto, están tan próximas que los investigadores no dudan de que un gran cometa o asteroide fuera, totalmente o por lo menos en gran parte, responsable de la gran extinción que marcó el límite entre el Cretácico y el Terciario.
El impacto fue, claramente, la gota final que empujó a la Tierra más allá del punto de inflexión", afirma Paul Renne, director del BGC. "Hemos demostrado que los dos hechos (la colisión y la extinción), estuvieron completamente sincronizados y que, por consiguiente, el impacto jugó claramente un papel muy destacado en la extinción, aunque probablemente no fue su única causa".
Las nuevas fechas aclaran, por fin, la confusión sobre si el impacto realmente ocurrió antes o después de la extinción, que se caracterizó por la súbita desaparición en el registro fósil de todo resto de dinosaurio terrestre y también de un gran número de criaturas marinas. La nueva fecha del impacto, 66.038.000 años, está dentro de los mismos márgenes de error que la fecha de la extinción, lo que hace ambos acontecimientos puedan considerarse como simultáneos.
La extinción de los dinosaurios se achacó por primera vez al impacto de un cometa o asteroide en 1980, cuando Luis Alvarez, de la Universidad de Berkeley, y su hijo Walter, demostraron que en los estratos geológicos que marcan el límite K-T (la "frontera" entre los periodos Cretácico y Terciario) había una fina capa de iridio, un material negruzco y que aquí, en la Tierra, sólo se encuentra en determinadas clases de meteoritos. Padre e hijo llevaron a cabo prospecciones en varias regiones del mundo, y en todas ellas encontraron la misma capa. Concluyeron entonces que, hace unos 65 millones de años, justo al final del Cretácico, un enorme asteroide (lo suficientemente grande como para que sus restos se depositaran por todo el planeta) debió de chocar contra la Tierra.
Más tarde, durante unas prospecciones petrolíferas en el Golfo de México, se descubrió un cráter submarino de casi 180 km. de diámetro, justo frente a las costas de Yucatán. Unas dimensiones compatibles con el impacto de un meteorito de unos diez km. de diámetro. La antiguedad del cráter, además, se determinó en 65 millones de años.
Era la pieza que faltaba para completar el rompecabezas de Luis y Walter Alvarez. Ese meteorito era, en efecto, el candidato perfecto para ser el responsable de la misteriosa capa de iridio que envolvió al mundo en aquella lejana época. Cuando cayó, el enorme meteorito debió levantar una cantidad masiva de escombros y residuos que fueron lanzados a la atmósfera y que rodearon por completo la Tierra, depositándose después poco a poco por todas partes en forma de tectitas (pequeñas esferas cristalinas formadas en los impactos) y de una fina capa de polvo negruzco y muy rico en iridio.
A partir de ahí comenzaron las discusiones. Otros investigadores tenían ya a sus propios "culpables" de la extinción. Pero sobre todo comenzó una auténtica carrera para comprobar si, efectivamente, el impacto y la desaparición de los dinosaurios coincidían en el tiempo. Esa era la clave para saber lo que realmente ocurrió.
En 1993, otro grupo de investigadores de Berkeley determinó que la fecha de la extinción de los dinosaurios coincidía, más o menos, con la del impacto del meteorito. Pero Renne, al recalibrar ahora esos mismos datos, descubrió que, en realidad, indicaban una fecha muy anterior, en concreto 180.000 años antes de la caída del meteorito.
"Todos han mirado siempre a la edad del límite KT y la han comparado con las edades obtenidas de las tectitas y las rocas fundidas del cráter, pensando que eran más o menos de la misma edad. Pero no lo son, y difieren en 180.000 años. Así que me di cuenta de que ahí había unn gran problema".

Un cambio en el clima

Así que Renne decidió volver a empezar. Utilizando la técnica de datación argón-argón dató una serie de tectitas de Haití, determinando su edad con una gran exactitud. Una edad que coincidía con la de cenizas volcánicas de la formación de Hell Creek, en Montana, un lugar muy rico en fósiles de dinosaurio y uno de los mejores del mundo para estudiar las especies fósiles que había antes y después de la extinción. La fecha determinada por Renne para la extinción de los dinosauriosapenas si difería de la del impacto en 11.000 años, nada si se compara con el "más menos un millón" de las dataciones anteriores.
Sin embargo y a pesar de la coincidencia casi perfecta entre ambas fechas, Renne se muestra precavido y asegura que eso no quiere decir que el impacto sea la única causa de la desaparición de los dinosaurios.Un cambio dramático en el clima durante el millón de años anterior también consiguió llevar, con toda probabilidad, a un buen número de especies hasta el borde mismo de la extinción. Y el impacto del meteorito fue el que las empujó hacia el precipicio.
Renne y sus colegas también estudiaron las fechas de las rocas por encima del límite KT, y concluyeron que el ciclo de carbono en la atmósfera terrestre volvió a la normalidad unos 5.000 años después del impacto, mucho más rápido que en los océanos, que tardaron entre 1 y 2 millones de años volver a la normalidad. Renne atribuye este hecho a una lenta recuperación de los patrones de circulación oceánica.

divendres, 2 març de 2012

El tiranosaurio y el velocirraptor comían vegetales

El tiranosaurio y el velocirraptor comían vegetales



Entre los dinosaurios terópodos, todas las aves modernas y varios grupos de sus familiares extinguidos más estrechos pertenecen a un subgrupo conocido también como 'Coelurosauria'. El grupo también incluye al tiranosaurio y al velocirraptor. La mayoría de los coelurosarios tenían plumas. Los dinosaurios más inteligentes y los del tamaño más pequeño también pertenecían a este grupo.

Los investigadores recopilaron información sobre la dieta de casi 100 especies de coelurosarios. Utilizaron además análisis estadísticos para evaluar si determinadas características del esqueleto, como la pérdida de dientes o el cuello largo, podrían estar relacionados con evidencias directas del consumo de vegetales entre estos dinosaurios. Los autores descubrieron así casi dos docenas de características anatómicas vinculadas estadísticamente con evidencias directas de herbívoros, entre ellas un hocico sin dientes.

Los investigadores aplicaron estos datos sobre la dieta, y descubrieron que 44 especies de terópodos distribuidos en los seis principales linajes consumían plantas, además de que el ancestro de la mayoría de los dinosaurios con alas y las aves modernas probablemente ya habría dejado de comer sólo carne.

El consumo de vegetales estaba por tanto muy extendido entre los coelurosarios. Los investigadores han descubierto que los hábitos de alimentación hipercarnívoros del tiranosaurio y otros dinosaurios, como el velocirraptor, deberían verse más como la excepción que como la regla. Una dieta hipercarnívora supone que más del 70 por ciento de lo que se consume es carne.

Otra de las conclusiones del estudio es que el dinosaurio icono de los depredadores, el velocirraptor, famoso por la película 'Parque Jurásico', podría haber evolucionado a partir de ancestros omnívoros.


IMAGEN VELOCIRRAPTOR




Velocirraptor








Grandes dinosaurios herbívoros habitaban la Antártida

La presencia de grandes dinosaurios herbívoros ha sido registrada por primera vez en la Antártida. Hasta ahora, los restos de saurópodos -una de las especies más extendidas de dinosaurios herbívoros- habían sido recuperado de todas las masas continentales, excepto en el continente helado.

El doctor Ignacio Alejandro Cerda, del CONICET en Argentina, y su equipo de identificación de restos de dinosaurios saurópodos sugiere que los titanosaurios avanzados (comedores de plantas) alcanzaron una distribución mundial, al menos durante el Cretácico superior. Su trabajo ha sido publicado en línea en la revista de The Science of Nature.

Los saurópodos son el segundo grupo más diverso de dinosaurios, con más de 150 especies reconocidas. Incluye los mayores vertebrados terrestres que jamás haya existido. Aunque muchos restos de saurópodos se han descubierto en América del Norte y del Sur, África, Asia, Australia y Europa, no existía un registro anterior de saurópsido en la Antártida.

Otros importantes descubrimientos de dinosaurios han tenido lugar en la Antártida en los últimos veinte años, principalmente en la Cuenca Ross. Cerdá y sus colegas han reportado el primer hallazgo de un dinosaurio saurópodo en este continente y proporcionado una descripción detallada de un pedazo incompleto de la vértebra de la cola, recuperada en la isla James Ross. El tamaño y la morfología específica de la muestra, incluyendo su bola distintiva, llevan a los autores a identificar un titanosaurio avanzado.

Estos titanosaurios se originaron durante el Cretácico Temprano, y son el grupo predominante de los dinosaurios saurópodos hasta la extinción de todos los dinosaurios no-aves al final del Cretácico. A pesar de que fue una de las especies más extendidas y exitosas de dinosaurios saurópodos, su origen y dispersión no se entienden completamente.

Los autores concluyen: "Nuestro descubrimiento, y el correspondiente informe, de estos restos de dinosaurio saurópodo en la Antártida mejoran nuestro conocimiento actual de las especies de dinosaurios durante el Cretácico Tardío en el continente". El período cretácico se extendió desde 99,6 hasta 65,5 millones de años, y terminó con la extinción de los dinosaurios.